La ADE manifiesta su voz de preocupación y rechazo por la persecución a las organizaciones sociales y populares, las amenazas, el encarcelamiento, el exilio y el asesinato de centenares de líderes y lideresas de la población. El atentado contra el derecho a la vida, debe desterrarse como la forma de dirimir las contradicciones políticas, en virtud de lo cual, siempre hemos condenado la violencia venga de donde provenga.