En un país con indicadores de pobreza elevados, carcomido por la corrupción y con vicios politiqueros en todas las esferas de la institucionalidad, con procesos electorales cuestionados por la manipulación de los mismos sectores históricos que han manejado la economía y la política colombiana, ser líder social se ha convertido en un acto de valentía.

Leer más...

También vea

Le recomendamos visitar