Los nexos del hombre de las pechugas de 40.000 pesos

Firma de David Camacho ha suscrito grandes contratos. Su proveedor es de familia de políticos.

Desde la oficina 311 del edificio Andian, ubicado justo al frente de la Alcaldía de Cartagena, David Reinaldo Camacho Benítez maneja un entramado de empresas que hoy están en la mira de las autoridades.

A través de ellas ha contratado más de 205.000 millones de pesos en suministro y distribución de raciones escolares, que le compran alcaldías, departamentos, el ICBF, el Ministerio de Educación y hasta la Secretaría de Educación de Bogotá, su cliente más fresco.

La semana pasada, su empresa, Cooperativa de Servicios Generales La Heroica Ltda. (Coosheroica), fue señalada por la Contraloría General de facturar y venderle a Cartagena el kilo de pechuga a 40.000 pesos, cuadruplicando su precio.

Pero Camacho, nacido en Turbaco (Bolívar), ya había sido señalado por EL TIEMPO, en 2015, por entregar comida presuntamente contaminada con heces de ratón.

La Contraloría de Bucaramanga documentó la irregularidad cuando investigaba a la unión temporal Alimentar, que él controlaba y de la que Coosheroica era parte.

Sin embargo, Camacho, quien maneja un bajo perfil (bajó sus fotos de la redes), siguió contratando con entidades públicas y facturando.

Su ‘modus operandi’, además de cambiarles los nombres a la empresa con la que se gana los contratos, es el de usar a allegados como representantes. Su hermana Cristina, por ejemplo, aparece en la Cooperativa de Suministros de Colombia, que acaba de firmar un contrato de distribución de refrigerios con el Distrito Capital, por 15.000 millones de pesos.

Los correos


Ella es psicóloga y trabaja en una reconocida cadena de ventas de productos para el hogar, posa en decenas de fotos en redes y registra hasta sus desplazamientos a Panamá, Curazao y Aruba.

Él, por el contrario, limita sus apariciones a la firma de los contratos más jugosos, como el que suscribió con la Alcaldía de Magangué, Bolívar, por 1.777 millones de pesos, en 2014. Allí llegó en una lujosa camioneta Toyota Land Cruiser, de 200 millones de pesos, color blanco perla, de placas HVM308, que mandó blindar.

Investigaciones de este diario establecieron que el vehículo, modelo 2014, pasó a manos de Julio Hernando Castellano Ricardo en marzo de este año. El comprador fue candidato a la Asamblea de Bolívar en 2007, por el partido de ‘la U’. Además, su cuñada, Angélica Hodeg, aparece entre las capturadas por la elección irregular de la contralora de Cartagena, que también tiene preso al alcalde Manolo Duque.

Aunque Castellano asegura que la venta del carro fue una coincidencia –estaba en un concesionario–, coinciden con unos correos entre él y empleados de Coosheroica, la empresa de las pechugas de 40.000 pesos.

En los mensajes se le adjuntan contratos, procesos licitatorios en el Meta y se le rinden cuentas detalladas sobre los negocios de la empresa de las pechugas.

Y hay un mensaje que llama particularmente la atención: “Dineros entregados a socios, relaciones de pagos por 500 millones de pesos y repartición de anticipos”.

En ese mensaje figuran los nombres de David Camacho, de Julio Castellano y el de una tercera persona identificada como Iovani Noriega (SIC), de Bucaramanga.

En entrevista telefónica con EL TIEMPO, Castellano admitió que, en efecto, conoce a David Camacho, Cabeza de Cosheroica. Pero negó ser su socio y el verdadero poder detrás de la firma, como algunas personas señalan.

“He sido proveedor de él y de otras cooperativas. Tengo una empresa de transporte y le suministro frutas, verduras y productos perecederos. Lo que dicen es porque mi madre (Rosario Ricardo) tuvo una aspiración en 2015 a la Gobernación y en esa época me ‘hackearon’ el correo” dentro de la guerra electoral, explicó Castellano. Y agregó que debido a su nexo comercial, recibía correos sobre “cuentas de proveeduría” de Coosheroica.

El entramado

En todo caso, la Contraloría ya estableció los cambios de nombre de su cooperativa para seguir contratando a pesar de cuestionamientos.

En la alcaldía de Enrique Peñalosa la conocen como Cooperativa de Suministro de Alimentos de Colombia.

Peñalosa y la Secretaría de Educación advirtieron que la empresa no tiene impedimentos para contratar y que el proceso de selección se realizó con Colombia Compra Eficiente. No obstante, en 2016, la Contraloría General le había abierto un juicio fiscal a Coosheroica, que tiene el mismo número de identificación tributaria de la contratista del Distrito.

EL TIEMPO intentó hablar con Camacho, cuya empresa declaró ingresos por 46.000 millones en 2016, pero no fue posible. Pero allegados dijeron que su trabajo es transparente y legal.

Pin It