Desde las 5 de la mañana del martes 15 de mayo, padres de familia del colegio Francisco Antonio Zea, de Usme, se tomaron la vía principal de Usme Pueblo para denunciar un caos provocado por la Secretaría de Educación.

La SED  planea construir un nuevo colegio pero mientras estas labores se dan, trasladará a los estudiantes cuyas edades van de los 3 a los 5 años muy lejos de sus sitios de residencia y de sus familias. 

Además, no es claro si la nueva sede se privatizará y, por lo tanto, continuará recibiendo a estudiantes de primera infancia, tal como hoy lo está haciendo. La comunidad educativa se declaró en incertidumbre porque no hay seguridad del futuro del estudio de los niños ni del trabajo de sus docentes.

“Nosotros no estamos de acuerdo”, dice una madre de familia. La comunidad ha sostenido varias reuniones con Secretaría de Educación y con la directora del DILE de la localidad de Usme, Claudia Villareal, pero no han dado buenas respuestas. “Nos cansamos de tantas mentiras”, continúa la madre. 

La secretaría dice que a los niños les van a poner ruta al colegio temporal, luego, vuelven a reubicarlos. Los padres se quejan que son dos horas de camino, lo que obligaría a madrugar a los pequeños. Por el contrario, manifiestan que debieron buscar otra instalación que fuese más cerca.

Para la comunidad educativa, esto es un atropello cometido por la administración de la ciudad y en particular por la secretaria de educación Distrital, María Victoria Ángulo. “Peñalosa quiere dañar lo que hizo Petro, porque este colegio lo hizo el otro alcalde. Entonces, en su pelea quiere afectar a nuestros hijos. Eso no es justo”, puntualizó la madre de uno de los alumnos.

También vea

Le recomendamos visitar