Pretenden convertir la educación en mercancía en nuestra ciudad y la comunidad educativa no lo puede permitir. Jóvenes rebeldes y conscientes se han dado a la tarea indispensable de luchar principalmente en contra de la jornada única sin condiciones dignas, impuesta por Peñalosa y su secretaria de educación. En el Colegio San Bernardino de Bosa se adelantaron tomas y asambleas permanentes esta semana que termina. A continuación, escucharemos el balance de estas actividades.

 

También vea

Le recomendamos visitar