Las decisiones del Congreso de la República, beneficiando a los grandes empresarios y sus riquezas y quitándoles cada vez más el poder adquisitivo a los trabajadores, son una muestra clara de violencia. Incluso, aunque no se vote, como el Partido Liberal, si aportó para completar el quórum en la votación. Eso también es aportar a esta decisión violenta. Y en contra de esta violencia, más silenciosa pero igualmente cruel, es que seguimos y seguiremos en las calles de la capital, rechazando el paquetazo de Uribe y Duque. En este sentido, invitamos a escuchar a Fabio Arias, ejecutivo de la Central Unitaria de Trabajadores, con el balance de lo que ha sido la mesa de negociación con el gobierno nacional, a propósito también de la concertación del salario mínimo. Mucha atención.