La desigualdad, la pobreza, el hambre, son condiciones que han profundizado la violencia, pero que también han evitado que se pueda hablar en verdad de una calidad en la educación. La falta de interés en la educación y la responsabilidad por la falta de condiciones dignas para estudiar y enseñar, son disfrazadas por los gobiernos neoliberales con pruebas de calidad que no evidencian la realidad. La profesora Edna Rocio Luna comparte con nosotros un análisis, con base en el artículo de Julián de Zubiria, de la forma de evaluar la calidad de la educación en Colombia. Escuchemos.

 

También vea

Le recomendamos visitar