Aprobado el transmilenio por la septima sin estudios, más argumentos para revocar a este alcalde

Otra forma de enajenación a la que nos tiene sometido este sistema es creer que no hay otra opción; engañarnos para  vender lo que es de todos y así enriquecerse unos pocos con un capital que es común. Esta es la lógica de Enrique Peñalosa y su más grande amor, Transmilenio. También lo podemos notar en las concesiones de los colegios en Bogotá. En fin, este sistema es un monstruo voraz que solo la conciencia y reflexión pueden detener.

La revocatoria es un derecho de la ciudadanía que el alcalde no puede detener con artimañas.

Insistimos en que una de las tareas importantes del magisterio este semestre ha sido y sigue siendo la revocatoria del Alcalde Enrique Peñalosa. Con sus políticas neoliberales de privatización de lo público ha afectado a todos los sectores de la capital y es por esto, que resulta urgente para los trabajadores conseguir una victoria ante los corruptos que siguen entorpeciendo este proceso.