El pasado 18 de abril, después de haber cumplido su jornada laboral en nuestra cooperativa Coodema, Yudy se dirigió a su casa y allí en su hogar, donde vivía con su hijita de seis años, su expareja le quitó la vida. La joven que se encontraba en proceso de separación ya había denunciado violencia ante las autoridades competentes, pero ni ellos, ni la justicia, ni nadie la pudo proteger del monstruo que un día dijo amarla, del asesino que sin piedad, al siguiente día tiro su cuerpo al rio para tapar su delito, para encubrir su vergüenza.

[+] Ver Comunicado

También vea

Le recomendamos visitar