Esta medida la toma la Fiduprevisora con el pretexto del vencimiento de la valoración médica, aun cuando a algunos maestros se les vence la valoración en el mes de octubre. Esto demuestra que la Fiduprevisora tiene estos datos desactualizados. Se invita a los maestros a hacer las denuncias en la ADE y estar atentos a las actividades que se puedan desarrollar.

Los ataques a la educación van más allá de la escuela. Los mismos hijos de los profesores están sufriendo las inclemencias de las empresas prestadoras del servicio de salud y parece que a la administración esto no le importa. En ese sentido, escuchemos a la profesora Yolanda Origüa, de la Localidad de Kennedy, ella nos cuenta el caso de su hijo, que se ha visto afectado por la mala atención, como otros tantos niños en condición de discapacidad.

También vea

Le recomendamos visitar