La derecha arma un complot para derrocar a Venezuela, el bastión del socialismo en Suramérica

El embajador de Venezuela en Colombia Iván Rincón Urdaneta dio declaraciones para contrarrestar la campaña de desacreditación al pueblo de su país y a su Gobierno, que actúa de acuerdo a la Constitución Nacional de la República Bolivariana.

“En Venezuela lo que está pasando es que el Pueblo decidió votar por una constituyente que está avalada por la actual Constitución. Se les da la potestad al presidente de la República, Nicolás Maduro, a las dos terceras partes de la asamblea nacional, a los cabildos o al 15% del padrón de la población votante la puede convocar”. 

El pueblo salió a la calle el pasado 30 de julio para votar masivamente. Ahora la decisión que tome la asamblea y las modificaciones que se le hagan a la Constitución deben ser aprobadas por el mismo pueblo.

“En ese momento, los grupos de oposición nuevamente tendrán la oportunidad de votar. Muchos grupos no se inscribieron. No entiendo por qué no, porque fueron los primeros que dijeron que iban a promover una asamblea nacional constituyente para sacar al Gobierno nacional bolivariano del poder. Eso no lo han logrado hacer”, dice Urdaneta.

Recuerda también que en Venezuela los trabajadores tienen un gran protagonismo. Maduro es en sí un trabajador del metro que estuvo en las luchas políticas desde muy temprana edad. 

“El gobierno les da prioridad a los trabajadores, por eso, constantemente nosotros estamos actualizando las discusiones sindicales y dándole protección a los obreros, que son los que en definitiva mantienen en pie a un país”.

Nada de esto se conoce por fuera, donde la matriz mediática, manejada por la derecha y ultraderecha, desestabiliza la realidad. El embajador fundamenta que hay “un linchamiento mediático” conducido desde la derecha, donde solo se les da el micrófono a los políticos de oposición.

Este oculta temas como los obstáculos, las trancas y las marchas que organizaron para boicotear el proceso. Por ejemplo, se dice que hay un alto número de muertes, pero son pocas las de la oposición. La mayoría se dan por accidentes o hechos que las mismas huestes de la oposición lideran.

La acción del Gobierno se reduce a apresamientos. De hecho, la orden del gobierno democrático a sus soldados y policías es no ir armados a las protestas; ni siquiera usar perdigones, solo gas y agua. Y nadie ha muerto por estas acciones, las muertes se deben a los lanzamientos de morteros artesanales de la misma oposición en las calles. Además, lanzan bombas lacrimógenas, queman instalaciones del Estado completas e, inclusive, se registran electrocutados por tratar de tumbar el sistema eléctrico.

“Tenemos que pedirle a los medios que digan la verdad, que digan todo lo malo que hace el Gobierno, no hay gobierno que no sea criticable. Pero también digan qué hace la oposición. Digan la verdad, digas las cosas que suceden pero con imparcialidad. Uno no puede dar una declaración durante media hora y después sacan una pregunta con doble sentido”, afirma Urdaneta.

El propósito detrás no es más que acabar con un país que un bastión del socialismo en Suramérica.
¿Quiénes? El embajador responde: “Lo que quieren las transnacionales, que a la final son también mediáticas, apoderarse de los grandes recursos de Venezuela, me refiero a la primera reserva de petróleo del mundo. También  estamos considerados los primeros en oro, los cuartos en gas y tenemos grandes reservas enérgicas. A eso le quieren poner la mano porque las trasnacionales no pueden manejar como lo hacían antes”.

La izquierda latinoamericana y el movimiento sindical colombiano tienen un compromiso con defender este Gobierno que a la final es de todos los latinoamericanos. “La izquierda a nivel internacional tiene un problema de división y deben seguir el ejemplo de Venezuela, que es de unidad y de no tener miedo. O sea, si eres de derecha, defiende tu convicción porque tienen los medios. Pero si eres de izquierda, no estés pretendiendo que por no decir nada te van a apoyar los medios de alguna manera. Pero tú tienes que sostener cuáles son tus principios. Es ético que cada quien defienda cómo piensa, cómo vive, cómo es”, plantea.

En este sentido, el llamado de Urdaneta a los pueblos fraternos es que a se “unan en sus luchas, porque es la única forma que los trabajadores logren que se les tome en cuenta. Pero además, los trabajadores de Colombia, de Venezuela y de todo el mundo, son los que tienen que estar unidos y luchar por sus beneficios, porque así es como lo van a lograr. Además, el desarrollo de un país depende de los trabajadores”.

Pin It